Historias marca Pixar

Steve Jobs solía utilizar como diapositiva final en muchas de las presentaciones de sus productos, una señal de tráfico que mostraba la intersección de la calle de las “Humanidades” y la de la “Tecnología”.

Ese era el lugar en el que vivía Jobs, en la confluencia del arte y la tecnología.

Creó productos en los que el diseño iba muy ligado al desarrollo tecnológico. y dos compañías en esa misma línea: Apple y Pixar.

Esta es la idea con la que marca el recorrido por la exposición PIXAR 25 años de animación, que se presenta en  Caixa Forum Madrid, resumida en esta frase:

El arte pone a prueba a la tecnología y la tecnología inspira al arte. John Lasseter, director creativo de Walt Disney y Pixar Animation Studios.

Esta exposición muestra como son por dentro las películas que nos han fascinado durante este último cuarto de siglo. Resulta muy agradable conocer el proceso de creación, recogido en una gran cantidad de bocetos y dibujos, que marcan el desarrollo gráfico de los personajes que ya forman parte de nuestro imaginario. Vídeos en los que aparecen las primeras imágenes o los modelos de los personajes realizados en resina.

Una de la paredes de la sala principal recoge el storyboard completo del proceso, desde los iniciales bocetos al producto terminado: guión, dibujos, modelos, sonido, diálogos, efectos.

HISTORIAS PIXAR

Las historias de Pixar no son solo imágenes en movimiento, sino que en ellas hay vida y conflictos. Estas historias responden a la forma clásica de concebir el relato, basado en tres conceptos clave: personaje, historia y mundo.

Siempre había pensado que para crear una buena película de animación hacían falta tres cosas: contar una historia emocionante, poblarla de personajes atrayentes y situar esa historia emocionante y a esos personajes memorables en un mundo creíble. Si logras hacer bien estas tres coas, el público se dejará llevar y se divertirá de lo lindo. John Lasseter

EL MUNDO PIXAR

La verosimilitud de una película, dicen los responsables de la compañía, es un contrato entre el director y el público. El director ofrece un mundo imaginario y el público interpreta esta creación. El resultado es un mundo nuevo y reconocible a la vez que ficticio. Pero infinitamente real. Los mundos de Pixar se inspiran en el mundo real y luego, como si de alquimia se tratara, destilan esa información que da lugar a su creación.

Esta exposición, didáctica, divertida, colorista y de cuidado diseño. Emociona  a grandes y pequeños. Casi tanto como lo hacen las películas salidas de esta factoría.

Gracias por dejar tu comentario y compartir esta nota en tus redes Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Resonancia. Hacer presentaciones memorables

Resonancia es un libro imprescindible para quienes estén en fase de construcción o consolidación de su Marca Personal.

De la importancia que una presentación tiene en el mundo de los negocios, da prueba una encuesta realizada entre ejecutivos. El 86 % de los encuestados por la autora de Resonancia, Nancy Duarte, reconoce que comunicar con claridad tiene un impacto directo en su profesión. Y en su sueldo. Sin embargo, solo la cuarta parte de los entrevistados reconoce dedicar más de dos horas a la preparación de su ponencia.

RESONANCIA (RESONATE). Cómo presentar historias visuales que transformen a tu audienciaNancy Duarte, Gestión 2000, 2012.

 


Índice

  • Por qué resonar
  • La gran idea
  • Una tarta de más fácil digestión
  • Cambio de canon en una presentación
  • Narrativa frente a información

La presentación es la herramienta más eficiente para transformar al público. –Nancy Duarte

Trasladar una idea desde su gestación hasta su adopción es difícil. Es una batalla que puede ganarse a través de una presentación impecable. Sin embargo, hay muchas presentaciones aburridas. La mayoría son un fracaso de comunicación. Y el resto, simplemente, carecen de interés.

Resonancia es una oportunidad de aprendizaje para todos aquellos que se toman en serio una presentación. Este es el segundo libro de la investigadora, Nancy Duarte, tras la publicación de Slide:ology.

Aún habiendo sido concebido y editado después de Slide:ology (2011), en el que se exponían los principios de la exposición visual de una idea, Resonancia no es una secuela de aquel. La razón no es otra que esta reflexión de Duarte 

Una transparencia puede ser bellísima, pero su contenido puede ser absurdo.– Nancy Duarte

Por qué resonar

Resonar es vibrar en la misma frecuencia. Usando técnicas del relato y el cine, Nancy Duarte ofrece en este libro de original y cuidado diseño, los planteamientos clave para conectar con el público. Este planteamiento supone un cambio de paradigma para encarar una presentación.

El héroe es el público y el presentador es tan sólo un mentor. –Nancy Duarte

Los primeros segundos ante el público son vitales. No es necesario nada espectacular. Basta con que la aparición del ponente revele su carácter, las motivaciones, su vulnerabilidad y sus capacidades.

Enfocar la presentación a la audiencia supone conocer al público asistente. Conocer cuáles son sus intereses y preocupaciones y relacionarlos con la idea a exponer. Es claro que no se puede comunicar exclusivamente desde la zona emocional. Entre el público puede haber personas muy analíticas. Hay que encontrar el equilibrio entre lo lógico y lo emocional

Este es un riesgo que hay que correr. Sin olvidar la cabeza, hay que bajar hacia el corazón, las entrañas y la entrepierna. –Nancy Duarte

La gran idea

La gran idea es el mensaje clave que se quiere comunicar. Aquello que hará que el público cambie su rumbo. Esta gran idea consta, según Nancy Duarte, inspirada presentadora y hábil comunicadora, de tres componentes:

  • El particular punto de vista del ponente
  • Ofrecer un motivo convincente
  • Ha de ser una frase entera. El valor de esta idea no viene dado por su valor en sí, sino por lo bien que se sepa comunicar. Nada mejor que la brevedad para expresarla y la simplicidad para llevarla a la pantalla.

Una idea por transparencia, transformando las palabras en imágenes. El abuso de las transparencias disminuye la capacidad de conexión humana, así como la lectura de lo escrito en la pantalla. La manera en que se lleve a la pantalla esa gran idea, la manera en que se estructure la información, marca la diferencia entre presentar algo que nunca se olvide o sea una presentación más.

Una tarta de más fácil digestión

El público no necesita sintonizar con el ponente. Es el ponente quien tiene que sintonizar su mensaje con ellos. Una presentación bien hecha requiere entender las emociones del auditorio y crear un mensaje que resuene. El público entonces se conmoverá al recibir el mensaje que sintonice con sus necesidades y deseos. Esta resonancia provoca cambio.

Las grandes presentaciones se alejan de los informes y se acercan a las historias. –Nancy Duarte

Después de estudiar obras clásicas griegas y el teatro de Shakespeare, el dramaturgo alemán Gustav Freytag, mostró la forma geométrica de una narración teatral, una pirámide. Ciento cincuenta años después, la curiosidad y el estudio de las estructuras de los relatos, la redacción de guiones, literatura, mitología, y filosofía, llevan a Nancy Duarte, considerada una gurú del diseño de presentaciones, a recomponer aquel clásico esquema.

El resultado es el libro Resonancia. «A la vez una explicación, un manual de instrucciones y una justificación empresarial de los mensajes basados en la narrativa». Las historias refuerzan las presentaciones añadiéndoles significado, creando trascendencia y estimulando los sentidos.

El clásico esquema planteamiento, nudo y desenlace es convertido por Duarte en

  • Inicio (cuándo, quién/qué y dónde)
  • Desarrollo (contexto, conflicto, resolución / propuesta y complicación)
  • Final (solución real y mensaje moral o esencial, el PMI, Punto Más Importante).

El final de una narrativa bien hecha es lo primero que el público recuerda.–Nancy Duarte

Cambio de canon en una presentación

Un libro que propugna que el ponente apele a las emociones de su audiencia, no podía ser ajeno a remover las emociones del lector. Además de relatarnos vivencias y conmovedoras anécdotas personales, Nancy Duarte, confiesa haberse emocionado la mañana de un sábado en la que descubrió que las presentaciones de grandes comunicadores se ajustaban a un determinado patrón, el sparkline.

Este sparkline enunciado por Duarte, supone una variación del esquema enunciado por Gustav Freytag hace 150 años.El sparkline es un contorno zigzagueante, que puede asemejarse al alzado de un puente.

La bóveda que culmina cada ojo, se transforma en una línea recta de mayor o menor longitud. Esto significa que en una presentación existen varias acciones crecientes, varios puntos de apogeo y varias acciones decrecientes. Cada acción creciente o decreciente es denominada brecha. Son momentos de tensión dramática que llevan al espectador desde lo que es  a lo que podría ser. Lo que saca al público de su complacencia. El presentador ha de conducir a su público en este viaje. Llevar al oyente desde cómo son las cosas a mo deberían ser las cosas.

Narrativa frente a información

La tecnología facilita maneras cada vez más sofisticadas de comunicarnos, lo que está provocando un exceso de información. Desde el comienzo de los siglos, las historias tienen siempre algo de sagrado. Solo la narrativa transforma la información en significado. Si una organización quiere controlar su propio destino, los directivos de cualquier nivel han de ser capaces de crear resonancias.

Sólo hay una manera de comunicarse realmente humana: una persona frente a otra, o frente a muchas. Nancy Duarte

¿Qué ganarías o perderías si miraras con otros ojos tu próxima presentación?

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El arte de presentar, haz tus presentaciones memorables
Hablar en público una habilidad social y profesional primordial

SI QUIERES AMPLIAR:

El arte de cautivar, Guy Kawasaki, Gestion 2000, 2011

Gracias por dejar tu comentario y compartir esta nota en tus redes Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Anatomía de un momento creativo


Donde hay música, no puede haber cosa mala
.

(el Quijote. II parte, capítulo 34)

 

Hace unos días entró en el vagón de metro en el que yo viajaba un joven latino. Cuando las puertas se cerraron comenzó a cantar a ritmo de rap. La canción duraba lo que tardaba en llegar al extremo opuesto del vagón. La letra aludía a la señora de rojo que llevaba un paraguas verde, a la chica rubia que escuchaba música en sus auriculares, al señor de traje que leía el periódico, a mí mismo que tenía mis ojos sobre un libro…

O sea, los protagonistas éramos los viajeros del vagón.  Un viajero, un verso. Cada vagón, una nueva canción. Pequeñas historias cotidianas condensadas es unas pocas palabras. ¿Qué hay detrás de cada uno de esos personajes a los que le canta?

Decenas de canciones que nacían para morir en el instante siguiente, porque todas eran diferentes. ¿A quién no le gusta que le conviertan en protagonista de una canción?

Unos días después, se bajó en la misma estación que yo. No pude evitar preguntarle cómo lo hacía.

— Observo. Y cuando camino, canto todo lo que veo en la calle— me dijo antes de elevarse por la escalera mecánica, saltando los escalones de dos en dos.

Su cuerpo es su mensaje. Disfruta con lo que hace.

Momentos creativos

Lo imagino saliendo de la estación mientras enfoca sus ojos abiertos una ventana, un árbol, una floristería o una pareja de enamorados, e incluyendo a todos ellos en su canción. Seguramente, no camina por la misma acera a diario, porque eso le impediría incorporar nuevos versos en sus melodías, se privaría de una perspectiva diferente.  Permite a su imaginación vagabundear libremente, captando todo aquello que pueda inspirarle. Muchas de esas imágenes quedarán almacenadas en su inconsciente,  para que afloren en el momento menos esperado, o cuando tenga necesidad de ellas.

El inconsciente es intelectualmente más rico que la parte consciente de la mente: tiene más datos a los que puede recurrir.—Daniel Goleman

La manera en que improvisa este joven no es otra cosa que trabajo diario, una hábil explotación de sus habilidades. Es lo que Goleman define en El espíritu creativo (Ediciones B, 2009) como anatomía de un momento creativo. Consta de cuatro pasos:

  1. Observación
  2. Incubación
  3. Iluminación
  4. Traducción en un plan de acción

Nuestro rapero no planifica, fluye.  Pero tiene un plan. Y lo cumple.

Considero que es entonces cuando la improvisación, sin perder su espontaneidad, se ha convertido en un acto creativo planificado.

Muy bien invertido el euro que le di. Un euro por una lección impagable. Un euro invertido en mi futuro.

ADENDA (Noviembre 2016)

En la último campaña publicitaria del BBVA, han utilizado el concepto de «improvisación preparada».

Improvisar una canción que contenga cualquier palabra no es una tarea fácil: hay que prepararse. El humorista David Guapo lo hace en sus actuaciones: en una parte sigue el guión y en la otra improvisa con palabras que el público le dice en directo.  ¿Cómo es posible? Porque lleva preparándose mucho tiempo para ello.

 

Aquí puedes ver el anuncio.

 

Gracias por dejar tu comentario y compartir esta nota en tus redes Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin