El storytelling es el arte de historiar

El término storytelling suele traducirse al castellano, literalmente del inglés, como «contar historias”. Así se encuentras en cientos de entradas de otros tantos blogs.

Se queda corta esta definición.

Es cierto que «contar historias» sería la correcta translación al castellano. Pero contar una historia es solo el acto final. Tal como el storytelling se ha venido usando desde el principio de los tiempos ( y se usa)  y cómo yo lo concibo, es un concepto mucho más amplio. Debe incluir por eso su definición, que no es solo contar una historia, sino también crearla y escribirla. Y, finalmente, comunicarla.

 


El storytelling es el arte de historiar: componer, contar o escribir historias. Exponer ordenadamente las vicisitudes por las que ha pasado alguien o algo.

 


 

Amplío, desarrollo y justifico estos conceptos, aquí 

El storytelling es, por otro lado, algo más que una herramienta de comunicación. El storytelling ha de ser una actitud de comunicación. Es decir, una forma de actuar, para finalmente convertirlo en una conducta: un rasgo fundamental de nuestra comunicación.