El Triángulo del Storytelling y la Marca Personal de Comunicación Vitae

 

La Marca Personal se construye como un triángulo.

En el vértice inferior estás , es decir tu yo. El lado derecho del triángulo es tu IDENTIDAD. La hipotenusa del triángulo que nace en el vértice inferior y llega hasta el lado superior, es tu HISTORIA. El lado izquierdo del triángulo es tu ESTRATEGIA de COMUNICACIÓN. Esta estrategia de comunicación es la que te permite comunicar a los demás tu marca. Es la C.

Comunicación Vitae es el modo de contar nuestra trayectoria vital sin la cual no puede explicarse nuestra trayectoria profesional. Para ello se hace necesario darle una estructura narrativa a nuestra historia personal: el STORYTELLING

 

 

El storytelling es el arte de historiar

El término storytelling suele traducirse al castellano, literalmente del inglés, como «contar historias”. Así se encuentras en cientos de entradas de otros tantos blogs.

Se queda corta esta definición.

Es cierto que «contar historias» sería la correcta translación al castellano. Pero contar una historia es solo el acto final. Tal como el storytelling se ha venido usando desde el principio de los tiempos ( y se usa)  y cómo yo lo concibo, es un concepto mucho más amplio. Debe incluir por eso su definición, que no es solo contar una historia, sino también crearla y escribirla. Y, finalmente, comunicarla.

 


El storytelling es el arte de historiar: componer, contar o escribir historias. Exponer ordenadamente las vicisitudes por las que ha pasado alguien o algo.

 


 

Amplío, desarrollo y justifico estos conceptos, aquí 

El storytelling es, por otro lado, algo más que una herramienta de comunicación. El storytelling ha de ser una actitud de comunicación. Es decir, una forma de actuar, para finalmente convertirlo en una conducta: un rasgo fundamental de nuestra comunicación.

 

 

Comunicar es avanzar en la confianza

 

La confianza es un concepto invisible, un intangible, no se puede tocar.  Pero existe.  

Lo esencial es invisible a los ojos.

Antoine de Saint-Exupéry, El principito

La confianza es un valor moral esencial.

Una marca ha de asentarse sobre la confianza para quien la ostenta y para quien se acerca a ella para recibir sus servicios. ¿Consumiríamos un producto que no generara en nosotros confianza?

El siguiente paso atrás desde la cumbre es la frase que dé sentido a la palabra confianza.

de ahí nace el eslogan «AVANZANDO EN LA CONFIANZA».

 

El porqué de esta frase está en el japonés, un idioma lleno de símbolos. El concepto comunicación, está formada en japonés por dos kanji, el alfabeto japonés de símbolos. Los kanji se usan en su mayoría para expresar conceptos.

El primer kanji, ( 通 ), signfica sabedor, conocedor, camino, ir hacia.

El segundo kanji, ( 信 ),  significa honestidad, confianza, pero también forma parte del verbo escribir.

Globalmente, podríamos traducir estos conceptos como «la honestidad del conocedor» y se suele usar para «comunicación». Pero también tiene otra acepción, «avanzar en la confianza».

Comunicar es avanzar en la confianza

 

 

Blog

Tecnología y futuro posible, según Enrique Dans

Tecnología y futuro son un binomio, conceptos que van inexorablemente unidos. Así lo plantea Enrique Dans  —reconocido internacionalmente como uno de los mejores divulgadores tecnológicos—, en Viviendo en el futuro, su segundo libro.    El texto es una llamada al activismo. Enrique Dans quiere que el lector visualice el futuro,  implicarlo en la construcción de un …

Moléculas maravillosas

Yo iba para químico y era joven. La radio se cruzó entonces en mi camino y me dijo: ¡ven! Lo dejé todo y la seguí. No sé quien puso más, pero cuando después de casi treinta años, un tercero hizo que se nos rompiera el amor, me miré al espejo y vi que ya tenía canas.

La vida es un bolero, regida por el primer principio de la termodinámica: la materia ni se crea ni se destruye, sólo se transforma: me hice coach; alguien que pregunta para que otros encuentren respuestas.

La primera vez que me presenté a un concurso de relatos, gané el 2º Premio. Fue la suerte del principiante y mi perdición. Desde entonces, sigo imaginando historias, que no son otra cosa que la combinación aleatoria y mágica de miles de átomos —las palabras—, para formar millones de moléculas de estructuras cambiantes y maravillosas, que inviten al lector a preguntarse sobre sí mismo.