Talleres de escritura, una impresión. Microrrelato

Fotografía tomada en la exposición sobre Andy Wharhol. CaixaForum Madrid. 2018

 

Con este microrrelato quedé entre los diez finalistas en el Concurso de microrrelatos “Taller de escritura”,  organizado por el Club de Escritura Fuentetaja y los cines Golem.  Aquí puedes leer el Acta del Jurado.

Quería

Microrrelato

 

Aquí acaba mi carrera criminal: voy a disparar a la sien de mi ego. Gloria fue la primera. Quiero escribir para que me lean, respondí a la profesora. El primer día y ya quieres que te lean, me dijo Gloria al salir del taller. La maté. El siguiente fue Ortuño: lo odiaba desde niño; y luego a mi exjefa; y a un vecino, y a su mujer. Con F fue diferente: antes de asesinarla, la amé. Ella, que me negó su amor, me ha denunciado. No quería escribir para que me leyeran, señor juez: buscaba impunidad.

 

Este microrrelato fue inicialmente publicado en la página del Club de Escritura Fuentetaja, el 27/05/2018.

 

 

 

 

¿Quieres comentar este artículo? Compartir es regalarEmail this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

No me da la vida. Microrrelato

Microrrelato seleccionado por la editorial Diversidad Literaria para formar parte de la antología ELLAS III, 2018

 

No me da la vida

Microrrelato

 

Tengo ansiedad, me dicen en urgencias: tranquilizante y a correr. Toca vuelta a la casa como si fuera un bolso; es sábado. Luego, al curso: lo necesito para mi trabajo. Mi hija está con mi madre; tenía dos años cuando lo abandoné. Ya tiene ocho; habla inglés. Necesito unos zapatos rojos. Tengo que ser hombre y mujer. Quiero desaparecer: ya hablo como mi madre. Ser perfecta es un timo.

 

 

 

 

¿Quieres comentar este artículo? Compartir es regalarEmail this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Tras la puerta. Microrrelato

 

Tras la puerta

microrRelato

 

El timbre suena como siempre: dos golpes cortos y agudos. Si fuera el vecino de arriba, me dice «soy yo», y le abro. No escucho nada.  Por la hora, puede ser el cartero. Desde la mirilla solo veo la puerta cerrada del piso de enfrente. Tampoco estoy esperando a nadie. Aparto la cafetera del fuego. Es sábado: no hay correo. Abro. Las palabras se me quedan pegadas a la garganta. No sé si soy yo quien sujeta la puerta; o es al revés.  ¿Me invitas a café?, dices.

 

 

 

¿Quieres comentar este artículo? Compartir es regalarEmail this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin