Cómo salir de la zona de confort

Al igual que los pantalones pitillo o las corbatas de flores, hay palabras –o frases, o incluso conceptos– que se ponen de moda; están en boca de todos. Uno de estos conceptos es, sin duda, la conocida como zona de confort.

La primera vez que escuché hablar de la zona de confort, fue en la escuela de coaching donde cursaba mis estudios para hacerme coach. En mi mente se dibujó una imagen: pensé en mi sillón de lectura favorito. Pero no, me explicaron; pensar así era pensar en pequeño, que el asunto era más complicado. Pensé entonces en la canción de Billy Joel, New York state of mind. Vas más encaminado, me dijeron entonces. Entendido el mensaje: la zona de confort es un estado mental.

¡Ay, la mente! ¡Cuántas alegrías nos procura, cuántas trampas nos depara!

La zona de confort, un estado mental

Son incontables los gráficos y mensajes que circulan por las redes haciendo alusión a zona de confort, bien invitando a salir de ella, o bien incitando a vivir fuera de su ámbito de influencia. ¡Cómo si fuera tan fácil! No puedo, por eso, evitar pensar al ver esos mensajes, si quienes los lanzan (y quienes masivamente los comparten) viven dentro o fuera de su zona de confort. Acaso han conseguido traspasar esa imaginaria línea y abrazar lo desconocido, siquiera una vez. Quizás estén solamente expresando un más que loable deseo.

Salir de nuestra zona de confort no es solo deseable, también es saludable. Pero ni es fácil salir ni es oportuno estar fuera de ella de manera permanentemente. Soy consciente de resultar políticamente incorrecto al hacer esta afirmación. Pero, del mismo modo que necesitamos el día y la noche o el verano y el invierno para ajustar nuestros ciclos vitales. No podemos estar permanentemente viviendo fuera de nuestra zona de confort.  La gestión de la tensión emocional que se produciría, nos generaría un elevado consumo de nuestras energías; y además, nos habríamos instalado en una nueva zona de confort.

O sea, hay que estar entrando y saliendo. Como cantaba Billy Joel en New York state of mind, que aunque viaje, aunque se vaya lejos, su estado mental es Nueva York.

como-salir-zona-confort

De oca a oca, y tiro porque me toca

“Hay que trascender la mente. Cuando algo de verdad te importa, has de trascender, ver lo que la mente está haciendo. Todos tenemos fuerzas increíbles, competencias que no creemos tener.”

Esta es una afirmación hecha por Mario Alonso Puig el 25 de febrero de 2016, en la presentación de su último libro El guardián de la verdad y la tercera puerta del tiempo.

Este libro es una novela, una salida flagrante de Mario Alonso de su zona de confort. Hasta ahora solo había escrito ensayos, seis. Con un más que satisfactorio volumen de ventas, dice su editora. Si tan bien le iba, ¿por qué entonces no hacer lo mismo que hasta ahora había estado haciendo? ¿Por qué aventurarse en la narrativa, un terreno ignoto hasta entonces para él?

Escribir un nuevo ensayo era continuar en su zona de confort, ese imaginario lugar donde te sientes cómodo, porque es lo que conoces. Escribir una novela supone saltar hacia lo que se denomina zona de pánico, un lugar desconocido en el que se encuentran los retos, los sueños. Mario Alonso Puig se situó en esa región: “el mundo es del tamaño de tus sueños”. Pero para cruzar desde la la zona de confort a la zona de pánico, necesitó antes pasar por un estadio intermedio: la conocida como zona de aprendizaje, un territorio donde nuestra visión del mundo se amplia.

Predicar con el ejemplo

A Mario Alonso Puig hay que agradecerle (al menos) dos cosas: una, su incuestionable capacidad didáctica, y dos, que predica con el ejemplo.

“Si bien es cierto– afirmó nuestro más internacional divulgador­– que siempre tuve la inquietud por escribir una fábula, era algo intrascendente”. Hasta que algo hizo clic en su cabeza y llegó el descubrimiento: “Tardé seis meses en que me salieran las las primeras cosas, seis meses reflexionando, seis meses en que no me salía ni un solo personaje, seis meses reflexionando”.

Seis meses en la zona de pánico, en la que nada parece que sale.

El cerebro humano solo es creativo cuando los llevas al límite. La creatividad es parte de nuestro ser y estar en el mundo. La mayor parte de los fracasos es por falta de fe, por tirar la toalla

Seis meses, por tanto, viviendo a caballo entre su zona de aprendizaje y su zona de pánico: Toda mi actividad mental estaba ocupada en la novela, para volver de nuevo a su zona de confort, donde está lo que sabía, lo que tenía, el lugar donde estaban sus recursos: “Un día me puse delante del ordenador y escribí el libro en dos meses.”

como-salir-zona-confort-creer

Madera de líder

No es la primera vez que Mario Alonso Puig nos cuenta sus vicisitudes para escribir un libro. Lo que vivió para escribir Madera de líder, su primer libro, lo contó en su discurso de agradecimiento por el Premio Know Square a la Trayectoria Divulgativa Ejemplar 2014. Todos esos libros fueron presentados , como este último, en la Fundación Rafael del Pino (aquí puedes ver esa presentación).

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

El guardián de la verdad:cómo vivir la vida
Mario Alonso Puig, Madera de líder
Mario Aloso Puig y la voz

El guardián de la verdad: cómo vivir la vida

El-guardian-de-la-verdad
Mario Alonso Puig en la presentación de “El guardián de la verdad”. Fundación Rafael del Pino, 25/02/2016

EL GUARDIÁN DE LA VERDAD: Y LA TERCERA PUERTA DEL TIEMPO. Mario Alonso Puig. Espasa Libros, 2016.

Todos podemos ser héroes de nuestra propia historia. Mario Alonso Puig

El guardián de la verdad, supone un cambio en la trayectoria divulgativa de Mario Alonso Puig.  Es la incursión en un territorio nuevo para él, la narrativa. “Hay que dejar siempre un espacio para la sorpresa. El cerebro humano solo es creativo cuando se le lleva al límite.”

Con El guardián de la verdad,  Mario Alonso ha abandonado de su zona de confort como ensayista. Toda  su producción literaria era hasta ahora seis ensayos. Se ha adentrado en la literatura de ficción, un terreno para él hasta ahora desconocido. “Aunque siempre sentí la inquietud por escribir una fábula”, dice.  El guardián de la verdad es un relato. La trasmisión del corpus de pensamiento de nuestro más internacional divulgador, a través de una historia: storytelling en estado puro.

Quienes hemos seguido a Mario Alonso Puig,  a través de sus libros o de sus conferencias, sabemos de la utilización que del storytelling ha hecho. No hay charla que imparta ni libro que haya escrito que no estén vertebrados por  historias cotidianas o de multitud de referencias a leyendas populares de muy diferentes culturas. Consigue con ello explicar cuestiones complejas de una manera sencilla. Una de las grandes ventajas del uso del storytelling. Otra, más importante aún si cabe que la anterior, es la búsqueda de significado en quien escucha o lee.

El guardián de la verdad tiene un subtítulo “¿Para qué has venido a este mundo?”. Aunque creo que– quizá– mejor debería decir que esta es la pregunta que, como el avión de la portada del libro, sobrevuela todo el relato: la búsqueda de significado, el sentido de nuestra existencia.

Los hombres al encuentro de los dioses

El guardián de la verdad es también una lectura de viajes, una novela de aventuras, “para el Ulises que todo llevamos dentro”. Busca resonar en cada persona para acompañar y “ayudar a quienes deban enfrentar grandes desafíos en su vida.”

El guardián de la verdad pretende, además, que nos conozcamos mejor. Es una invitación a superarnos y trascendernos, a la vez que nos incita a que nos miremos en un espejo (que nos atrevamos a hacerlo), y que nos miremos sin juzgarnos tanto.

El escenario elegido por el autor para desarrollar la historia es el mundo griego, apoyado en los fascinantes relatos de la mitología griega. El destino del viaje es Delfos, el lugar donde habita el oráculo, el lugar donde los hombres se encuentran con los dioses. El libro entronca aquí con el planteamiento de Carl Jung y su teoría de los arquetipos, que sirve a Mario Alonso Puig para invitarnos a que miremos cuantos personajes habitan en nuestro interior.

La mitología como espejo

La estructura de El guardián de la verdad es la el Viaje del Héroe, definido por Joseph Campbell, el gran mitólogo, como el único que realiza todo ser humano a lo largo de su vida. Y en este sentido, Mario Alonso sitúa en el centro del todo al ser. Los  12 pasos que definiera Campbell, Alonso Puig los ha sintetizado, sin embargo,  en cuatro:

  1. Decir sí a la llamada
  2. Cruzar el umbral
  3. Entrar en un nuevo mundo 
  4. Retornar a casa

el-guardián-de-la-verdad_3

Como los frontispicios de los templos griegos, la estructura de personajes principales es un triángulo. Pablo, un joven de 16 años; Ana, su madre; y José, un médico de jubilado de 75 años, abuelo de Pablo (acaso el alter ego del autor). A cierta distancia hay un cuarto personaje, Isabel. Tiene 65 años, se siente indefensa en la vida y solo anhela confianza.

Los anhelos presiden las actuaciones de los personajes. Pablo busca la libertad. Se esconde tras su armadura, construida a base de soledad y de sentirse inferior a sus compañeros de clase. Su madre ansia serenidad y paz interior tras la muerte trágica de su esposo. Finalmente, José anhela encontrar ilusión por vivir. (Aquí puedes leer el primer capítulo)

Celebrar la vida

“Siempre hay una razón para celebrar la vida”, afirmó Mario Alonso Puig en la presentación de El guardián de la verdad ante el  auditorio de la Fundación Rafael del Pino.  Este escenario ha sido testigo de las presentaciones de todos sus libros. Coincidían así los dos premiados a la Trayectoria Divulgativa Ejemplar, galardón otorgado por Know Square en 2015 a Mario Alonso Puig y en 2016 a la Fundación Rafael del Pino. Y así lo recordó María del Pino, Presidenta de la Fundación en la presentación del acto.

En consecuencia, si El guardián de la verdad tuviera una banda sonora, sería Viva la vida. Esta canción, en versión de David Garrett, elevó los corazones del público asistente. Un brillante y emocionante final de la presentación. (Aquí puedes verla completa).

Mientras escuchas la canción, te invito a que pienses en lo más destacable de este libro. La pregunta que Mario Alonso Puig dejó colgada en el aire del auditorio.

¿Para qué has venido a este mundo?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Cómo salir de la zona de confort
Mario Alonso Puig, Madera de líder
Mario Aloso Puig y la voz

Mario Alonso Puig, madera de líder

Mario-Alonso-Puig-madera-de-lider

MADERA DE LÍDER.  Mario Alonso Puig,  Empresa Activa, 2004

A pesar de los tiempos turbulentos que vivimos, en nuestro interior poseemos recursos insospechados. Mario Alonso Puig

Una de mis aficiones es rebuscar libros en la librerías de lance, con el mismo afán que los piratas recorren islas a la búsqueda de tesoros escondidos. Yo encontré uno: una tarde de verano di con Madera de líder, el primer libro publicado por Mario Alonso Puig. Alguien había dejado aquel ejemplar en las repletas y desordenadas estanterías, para que yo lo comprara. Y lo hice. Pagué por él el precio que se paga por un genérico en la farmacia.

Nada es casualidad

No creo en las casualidades, sí en las causalidades. La casualidad es puro azar. La causalidad, es la manera en la que podemos hacer que el azar juegue a nuestro favor.

El 29 de enero de 2014, en la Fundación Lázaro Galdeano, Mario Alonso Puig, recibió el Premio Know Square 2014 a una Trayectoria Divulgativa Ejemplar. Yo estaba allí.

mario-alonso-puig

En un sentido parlamento de aceptación del Premio, este médico y humanista, contó cómo escribió Madera de líder, el primero de su carrera como escritor. “Soñaba con escribirlo pero me resultaba imposible”. Su esposa lo perseguía , “porque yo me escurría como una anguila”. Hasta que un día lo pilló “blando” y le arrancó la promesa de que lo escribiría. “Hay que cumplir lo que se promete. Así pasé del ¿puedo hacerlo? al ¿cómo puedo hacerlo?”, confesó Mario. “Si encontráis ilusión en un proyecto, acordaos de esto”.

Una década después de la salida al mercado de Madera de líder, Mario Alonso confiesa que “escribir es la posibilidad de ayudar a otros seres humanos a descubrir su propia grandeza.” En aquel año de 2004, Mario Alonso Puig buscó a “alguien ejemplar y muy reconocido, alguien que supiera de liderazgo”, para que escribiera el prólogo de Madera de líder.  Este texto donde se sentaban ya las bases de “el arte de reinventarse”. El elegido fue el jurista Antonio Garrigues Walker.

Libros con vida

Garrigues Walker  iniciaba aquel prólogo con estas palabras: “Al final se escucha a quien nos dice- y eso se nota- lo que piensa. Mario Alonso hace exactamente eso: decir lo que de verdad piensa. Y además lo dice con apasionamiento. Eso es agradable. Desde luego sin fanatismo, con un alto sentido pragmático. Con ganas de convencer y ayudar.

Diez años después, en la Gala de entrega de los Premios Know Square, Antonio Garrigues está sentado en la primera fila de butacas, veinte por delante de mí. Insisto, no creo en las casualidades.

Y entonces es cuando Mario cuenta: “Antonio Garrigues me dijo que un libro después de escrito toma vida propia, llega a personas que ni te imaginas.”  Yo soy una de esas personas. Garrigues tiene razón:

Un libro tiene vida propia

Una sorpresa

Hace unos años, charlaba yo con mi médica de cabecera acerca de unos análisis rutinarios. “Todo está bien”, me dijo. Sin embargo, yo me sentía- como suele decirse- “con las defensas bajas”. La doctora me preguntó entonces si algo me rondaba por la cabeza, algo que me pudiera estar incomodando. Lo había. “No se han inventado todavía unas pinzas que consigan extraer los pensamientos que nos producen desasosiego”, afirmó.

En él encontré, en forma de mensaje escueto y abierto, las pinzas de las que me había hablado mi médica de cabecera:

Es imprescindible cambiar de mentalidad para obtener mejores resultados

En medicina, como en la vida, es conveniente siempre buscar una segunda opinión.