Coaching, mirar la vida de manera diferente

 el coaching es mirar diferente. Mujer mirando cuadros

El coaching está de moda. Esta es una frase que se repite desde los medios de comunicación a las charlas de barra de bar. Y la mayoría  de las veces se desconoce qué es el coaching.

Escribo este post tras escuchar a un famoso y prestigioso periodista afirmar en la radio que «un coach es alguien que te hace cambiar, quieras o no». Nada más alejado de la realidad.

Mirar diferente

En una escena de la comedia La extraña pareja (1968), Walter Matthau (Óscar) pregunta a Jack Lemmon (Félix):

«¿Es que no piensas cambiar? ¿Seguirás siendo siempre el mismo hasta tu último aliento?»

A lo que Jack Lemmon, responde:

«Cada uno es como es, Óscar».

¿Cuántas veces has escuchado esta respuesta? ¿En cuántas ocasiones ha sido esa tu respuesta? Cambiar o no cambiar, he aquí el dilema. Seguir siendo siempre los mismos o permitirnos cambiar la óptica desde la cual miramos la vida. Porque eso es cambiar, mirar el mundo de manera diferente.

Somos lo que pensamos

El filósofo griego Epicteto, hace dos mil años, dejó escrito en su Manual de vida (Enquiridión) que «no es lo que nos pasa, sino lo que pensamos sobre lo que nos pasa».

Con gran visión, el filósofo estoico, apuntaba ya directamente al centro del comportamiento humano: así cómo pensamos, sentimos. Y de acuerdo a cómo sentimos, así actuamos. Nuestra actitud es un conjunto de pensamientos sustentados en creencias, entendidas estas como las ideas que configuran la forma en que vemos la realidad. No hay otra persona en el mundo que vea la vida como tú. ¿A qué reflexión lleva esta afirmación?

Somos lo que pensamos. Si queremos cambiar algo en nosotros, tenemos que comenzar por cambiar nuestras creencias, algunas instaladas en nuestro subconsciente desde niños; otras adquiridas con el tiempo. Creencias sobre la vida, sobre los demás, sobre nosotros mismos.

Esto, que puede parecer fácil, ¿por qué nos provoca entonces tanto sufrimiento? Las posibles respuestas se orientan hacia nuestra natural resistencia al cambio y al no saber que nos pasa.

Nadie puede obligarnos a cambiar, es voluntario. Nihil difficile volenti, nada es difícil si hay voluntad, decían los clásicos. La voluntad es, por tanto, el motor del cambio. La voluntad no consiste, sin embargo, en empeñarse, sino en querer cambiar nuestra óptica. Y, además, hacerlo sin sufrimiento. El sufrimiento es opcional, no nos viene de serie.

Es aquí donde entra en escena el coaching. 

el coaching es cambiar el foco

El coaching es ampliar el foco

ICF (Federación Internacional de Coaches), organización que reúne a más de 25.000 coaches en todo el mundo, define el coaching como «el proceso de acompañamiento reflexivo y creativo con clientes que les impulsa a maximizar su potencial personal y profesional».

El coaching es, fundamentalmente, una conversación. En latín, referido a personas, conversatio quería expresar el hecho de estar vuelto hacia los otros. Una conversación es una doble vía: hablar y escuchar. La pregunta del coach tiene que nacer de la respuesta del cliente (coachee), porque el coach no es un experto en la materia que se quiere cambiar. A través de sus preguntas, el coach ayuda al cliente a mirar la vida de manera distinta a cómo lo está haciendo. Un proceso de coaching es, en definitiva, un proceso de transformación, de cambio y aprendizaje.

A diferencia de la conversación que podamos mantener – por ejemplo, con un amigo–, en la que, frecuentemente, buscamos un consejo, una pauta de comportamiento, o el refrendo de nuestras propias posiciones, el coach no aconseja, no opina, no afirma. Y, sobre todo, no juzga sobre lo que escucha. El coach es un profesional que ofrece perspectivas diferentes a su cliente. Mirar las cosas de una manera distinta, ayudará al cliente a encontrar respuestas. Respuestas que están dentro de él y que tendrá que encontrar contestando a las preguntas del coach. Si somos parte del problema, la buena noticia es que también lo somos de la solución.

Muchas cosas nos las vemos, simplemente, porque no les ponemos foco. Aquello en lo que nos enfocamos, provoca realidad. Eso lo saben muy bien las embarazadas. Cuando van por la calle verán muchas mujeres en su mismo estado. No es que haya más mujeres embarazadas, solo que han puesto su foco en otras mujeres como ellas. El coach, como los antiguos acomodadores de los cines, ilumina con la linterna de sus preguntas, para que el cliente vea otras realidades diferentes a la suya.

Cómo trabaja un coach

El trabajo del coach puede representarse como un triángulo, cuyos lados son la empatía, la ausencia de juicios y la escucha atenta. Empatía para ponerse en el lugar del cliente, pero sin llegar a contagiarse de sus emociones. Ausencia de juicios, puesto que si juzga, el coach pierde la perspectiva. Y, finalmente, sin la escucha, el coach no podrá hacer la siguiente pregunta. Una pregunta que, tal vez, pueda ser la más importante. La que haga que el cliente descubra aquello que hasta ahora no había visto.

el coaching es enfocar

Este triángulo al que me he referido, está envuelto en algo intangible, pero muy importante: la confianza. Coach y cliente, sentados frente a frente. El coach ha de crear el marco idóneo para que el cliente pueda expresar libremente lo que piensa y siente. De igual manera, el coach ha de disponer de la suficiente autonomía para preguntar hasta donde el cliente le permita hacerlo. Es voluntad exclusiva del cliente llegar donde quiere llegar, contar hasta donde quiera contar.

La persona toma conciencia de los hechos no porque se los trasmita el coach, sino porque los encuentra en sí misma, gracias al estímulo del coach.– John Whitmore

Permíteme que, para finalizar este artículo, adopte mi papel de coach y que, como Óscar en La extraña pareja, te pregunte: «¿Qué crees sobre ti?» «¿Qué piensas sobre los que te rodean?» «¿Qué piensas sobre la vida?» «¿Cómo afectan estas creencias a tu felicidad?» «¿Qué te impide cambiar?»

LIBROS RECOMENDADOS

Coaching. El Método para mejorar el rendimiento de las personas. John Whitmore. Paidós, 2011

No soy SUPERMAN. Luces y sombras de una conversación interior. Santiago Álvarez de Mon. Pearson Educación, 2007

 

Empatía y diálogo: 3 libros imprescindibles

Empatía y diálogo son palabras que, en las últimas semanas en España, están en boca de todos.


Índice

  • Empatía y diálogo, ni blanco ni negro
  • Vínculos insospechados
  • Empatía y diálogo, la vida en color sepia

Si empatía y diálogo son conceptos primordiales en el ámbito político o laboral,  no lo son menos en la familia, entre amigos, con los colegas del trabajo y en colegio y la universidad. La empatía y el diálogo se aprenden, pero requieren de un entrenamiento diario. Soy coach y, en consecuencia, heredero del pensamiento socrático, reflejado en los Diálogos de Platón. Es decir, el poder de la pregunta y la conversación. Tanto una como otra favorecen la escucha y el diálogo, y son por ello generadoras de empatía.

La intención de esta nota es, por tanto, ofrecer una reflexión y abrir nuevas perspectivas. Y qué mejor cosa que sugerir dos lecturas.

La filosofía, el arte, literatura tiene la virtualidad de dejarnos perplejos, de sembrar el desconcierto allí donde todo parecía claro, de estimular la curiosidad hacia lo desconocido, de dar valor a las expresiones ajenas. –Victoria Camps.

Empatía y diálogo, ni blanco ni negro

Los Diálogos de Platón tienen más de dos mil años de vida. Y esta sería, por tanto, una primera recomendación. Los libros que a continuación recomiendo son textos publicados recientemente, que actualizan el espíritu de los mencionados diálogos platónicos. Y animan a la generación de empatía y diálogo.

CONVERSACIÓN. Cómo el diálogo puede transformar tu vida. Theodore Zeldin. Plataforma, 2014

 

Este libro contiene las charlas radiofónicas que Theodore Zeldin emitió en la BBC, en los noventa del siglo pasado, y que gozaban de gran popularidad entre la audiencia.

Zeldin es uno de los pensadores más importante de nuestro tiempo. Y de los más frescos, a pesar de sus 84 años. La ideas que plantea pueden parecer, a primera vista, simples, pero no lo son. La sencillez es la máxima sofisticación, dijo Steve Jobs.

La conversación te coloca cara a cara con los individuos y con toda su complejidad humana. Se trata de una experiencia que te proporciona humildad. Después de semejante conversación, nunca se puede seguir siendo la misma persona. –Theodore Zeldin.

Conversación, por eso, la reivindicación de la cultura del encuentro. Cada vez que conversamos–dice Zeldin –, no solo se vuelven a mezclar las cartas, sino que se crean cartas nuevas. La conversación estimula el encuentro de las mentes. El diálogo se configura así como una manera de sentir empatía.

Este texto de poco más de 100 páginas, está dividido en seis capítulos. En cada uno de ellos aborda diferentes ámbitos de nuestra vida: la conversación amorosa, la conversación en el lugar de trabajo, la conversación familiar. El capítulo final está dedicado a la tecnología, que ha modificado (como ha ocurrido a lo largo de los siglos) nuestras conversaciones.

La tecnología puede proporcionar más oportunidades para discutir como podemos mejorar nuestra vida y para explicar a los demás cuáles son nuestros sueños. Theodore Zeldin

El escritor y jurista, Antonio Garrigues, regaló un ejemplar de Conversación a Mariano Rajoy y otro a Artur Mas.

Vínculos insospechados

Conversación tiene una secuela muy nutritiva, Los placeres ocultos de la vida. Este es otro libro que no dudo en recomendar, y que ya reseñé en una entrada anterior. Zeldin establece en este texto un diálogo – a veces controvertido– con casi una treintena de personajes más o menos conocidos.  Son personas que vivieron en épocas concretas y en distintas civilizaciones. En estas imaginarias conversaciones, el pensador británico hace, por tanto,  un recorrido muy personal por la historia de la humanidad.

Otro viaje, esta vez por la historia del pensamiento, es el que hace Victoria Camps, acompañada de filósofos.

ELOGIO DE LA DUDA. Victoria Camps. Arpa Editores, 2016

 

La tesis que defiende este ensayo la filósofa Victoria Camps es sencilla: la actitud dubitativa, no como parálisis de la acción, sino como ejercicio de reflexión. La duda ante lo que desconcierta y extraña, sería una forma más saludable de reaccionar para todos.

Es más fácil situarse en el sí o el no porque para hacerlo no es necesario dar argumentos. El saber es limitado y nadie tiene la razón en exclusiva. –Victoria Camps

No se trata de dudar de todo y partir de cero a cada momento, dice esta filósofa. Hay un núcleo de “valores”, que ponerlos en cuestión significaría renunciar a los logros conseguidos por la humanidad durante siglos.

Los diez capítulos (174 páginas) de Elogio de la duda son de ágil lectura. Y si bien, tienen un nexo común, pueden ser leídos de manera independiente. Sócrates, Aristóteles, Descartes, Spinoza, Kant, Hume, Nietzsche y Wittgenstein, entre otros, son algunos de los filósofos a los que recurre Victoria Camps. De su mano construye este ensayo fresco, claro y poco complaciente. E imprescindible.

La pléyade de filósofos apuntada configuran una parte capital de la historia del pensamiento. Y con sus aportaciones, la autora  ha querido manifestar la utilidad de la filosofía para aprender a dudar, que es, en definitiva–dice la filósofa –, aprender a vivir.

Todo lo que es podría ser de otra manera

Muy especialmente, la autora se detiene en el ensayista francés Montaigne (el ensayista por excelencia para Camps),  especialista en actitudes dubitativas y escépticas. Montaigne vivió en un siglo de cambios, desconcertante.

Tan desconcertante, acaso, como el nuestro. Con la salvedad, quizás, de que en el siglo XXI los cambios se producen a una velocidad de vértigo. Unos cambios amplificados además por las redes sociales. No son precisamente las redes sociales donde más impere la cordura, la sensatez, la moderación y la reflexión. O sea, nuestro siglo es el tiempo del gatillo fácil.

Empatía y diálogo, la vida en color sepia

No estamos completos si no conocemos lo que los demás piensan de nosotros. Y no podemos saberlo sin establecer una conversación, generadora de empatía y diálogo.  Theodore Zeldin lo expresa de esta manera:

En lugar de preguntarme: “¿Quién soy yo”, prefiero inquirir: “¿Quien eres tú?”, Así es como nace una conversación y nace un autorretrato.– Theodore Zeldin

No siempre el mundo tiene colores brillantes. Tampoco es blanco o negro. Tiene contornos borrosos, acaso sea de color sepia. ¿Dónde acaba una cosa y comienza otra?

 

 

 

Creencias, o cuántos agujeros tiene un queso Gruyère

Actuamos de acuerdo a nuestras creencias. Algunas de esas creencias están instaladas en nosotros desde nuestra infancia; otras las hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida.


Índice

  • Lagos, montañas y vacas felices
  • Sistema de creencias
  • De creencia en creencia, hasta la victoria final

Posiblemente, hoy mismo – o ayer, o la semana pasada– de manera inconsciente, una creencia se ha instalado en ti. Exactamente como si fuera un programa de ordenador. Una instalación en la que, sin embargo, no has pulsado la casilla «Acepto». Somos lo que pensamos, porque somos aquello en lo que creemos.

La historia que quiero contarte a continuación es el relato de un cambio en mi personal cambio de creencias. La historia transcurre en una quesería, en un pueblecito suizo, en el valle del rio Emme.

Lagos, montañas y vacas felices

Los lagos en Suiza son como espejos, las montañas son insultantemente verdes y las casas tienen las ventanas llenas de geranios. O sea, como en las postales.

A una hora muy temprana, llegó a la quesería un anciano de cara rosada. Vestía  pantalón corto y peto, y también un sombrero tirolés. Con una pluma, además. El hombre conducía una bicicleta con un carrito enganchado en el que había colocados nueve cántaros de leche. Descargó su mercancía y se marchó.

Como tantos campesinos del valle del río Emme, en el cantón de Berna, este hombre deja cada mañana su producción lechera para fabricar el queso Emmentaler.

Después de ver como se elaboraba el queso, me llevaron a una gran cava donde las ruedas de queso maduraban. El olor era fuerte, hacía frío. El cuidador de este proceso es el maestro afinador. Lleva gafas metálicas doradas, bata blanca, y un delgado martillo metálico. Con él golpea los quesos, pone la oreja y escucha. En conclusión, solo con escuchar sabe en qué punto de maduración están. ¡Impresionante!

¿Qué te sugiere esta atenta manera de escuchar del maestro afinador, respecto a tu manera de ejercer la escucha?

El maestro afinador rompió una creencia arraigada en mi. Y en millones de personas: los famosos agujeros del queso Gruyère. ¿Quién no ha dicho que algo está más agujereado que un Gruyère?

El queso Gruyère no tiene ni un solo agujero. El queso que tiene agujeros es el queso Emmetaler. Los agujeros se producen cuando explotan las burbujas de CO2 durante el proceso de fermentación.

La foto que está en la cabecera y la que tienes más abajo, demuestran lo que te he contado.

creencias-comportamientos

Sistemas de creencias

Ya por la tarde, salí a pasear junto al río Emme. Instintivamente, comencé a tararear una canción:

Que no, que no, que el pensamiento 
no puede tomar asiento, 
que el pensamiento es estar 
siempre de paso, de paso, de paso.– Luis Eduardo Aute. De paso

No lejos de mí, algunas vacas rumiaban tranquilas. Estoy cerca de ellas. Ni me miran. Parece que para ellas no existiera otra cosa que cortar la hierba con su hocico y rumiarla lentamente.

¿Qué te sugiere el verbo rumiar trasladado a tus pensamientos en ciertos momentos del día? ¿Qué te sugiere esa actitud de las vacas, centrada exclusivamente en tomar hierba sin atender a ninguna otra cosa?

Las campanitas que colgaban de los cuellos de estas vacas pardas sonaban con la misma cadencia con la que sus bocas engullían la hierba. Sí, he dicho campanitas, y no cencerros. No todas las vacas de Suiza tienen cencerros. Se me había caído otra creencia.

O sea, estamos ante una creencia universal. Igual que en el caso de los quesos. Un sistema de creencias, en consecuencia.  ¿Cuántas más tienes como esta?

De creencia en creencia, hasta la victoria final

De acuerdo a lo que creemos, así pensamos; y tal como pensamos, actuamos. El conjunto de estos pensamientos configuran nuestro comportamiento. Este comportamiento sería la manifestación exterior de lo más profundo de nuestro ser: nuestras creencias, colocadas muy cerca de nuestros valores, como si fueran un chalé adosado.

Se habla mucho de cambio, pero ¿qué es el cambio? ¿Qué significa cambiar? Cambiar no es, por lo tanto, otra cosa que modificar nuestras creencias. Este es el auténtico cambio. Cualquier otro, es pura cosmética, y dura lo que te dura un perfume en la piel.

¿Qué piensas sobre ti ? ¿Cómo afectan estas creencias a tu felicidad? ¿Qué piensas sobre los que te rodean? ¿Y sobre la vida?  ¿Qué te impide cambiar?

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Inspiritismo, la creatividad como actitud
La sorprendente verdad del provocativo Daniel Pink
Reformular, o las impredecibles claves del éxito

Fotos: www.quesosdesuiza.es