Mario Alonso Puig, la voz y la Marca Personal

Mientras bajamos en el ascensor, al finalizar un coloquio en Gestiona Radio, Mario Alonso Puig me comenta lo maravillosa que es  la voz humana y su enorme capacidad para comunicar. Me confiesa, ya en la calle, que descubrió esa maravilla después de ver una película fantástica y de aventuras en la que Sean Connery ponía voz a un dragón. Quedó subyugado. El encanto se rompió cuando volvió a ver la película doblada. El dragón había cobrado un nueva personalidad, no tenía la voz del actor escocés.


Índice

  • La ninfa Eco y el joven Narciso
  • Justicia poética
  • Modelar a los mejores

La ninfa Eco y el joven Narciso

Me despedía de Mario y, cuando llegué a casa, habían florecido los tres narcisos morados que tenía en la ventana. En la habitación flotaba un suave aroma dulzón.

Esta flor tiene su origen, cuenta la mitología griega, en la fuente a la que se asomó Narciso, un joven bellísimo. Tras quedar prendado de su belleza, al verse reflejado en las aguas de la fuente, murió del amor que le produjo tan hermosa imagen. En aquella fuente nació una flor a la que llamaron narciso.

En la otra cara de la moneda, dio origen al narcisismo, extremo enfermizo de la autoestima.

La ninfa Eco era igualmente bellísima. Tanto como Narciso, de quien se enamoró. Quedó prendada de su perfecta belleza. El joven rechazó a cuántas mujeres posaron sus ojos en él. Al saberse rechazada por el joven, Eco se recluyó en las montañas. Dejó de comer. Tanto adelgazó que se convirtió en voz. Solo era capaz de repetir el final de las últimas palabras que escuchaba. ¿Acaso por esta maldición mítica, son las chicas más que los chicos, las que más se obsesionan con su imagen, dejando de comer, abrumadas por el canon de belleza que ha creado el mundo en el que viven?

En la otra cara de la moneda, la voz es un elemento fundamental en la comunicación entre personas, la maravilla de la que hablaba Mario Alonso Puig.

No es amable la mitología griega con las mujeres. Al contrario que con los hombres. Por la misma causa, enamorarse de su propia belleza. Narciso se convirtió en flor, y Eco en voz.

Justicia poética

La voz es un elemento fundamental en la definición de nuestra marca personal. Con ella contamos nuestra historia, transmitimos nuestro mensaje. Con nuestra voz generamos confianza, el gran valor, en nuestras presentaciones y ponencias.

Al comentario de Mario Alonso Puig sobre la maravilla de la voz, le contesté, citando al gran novelista cubano Leonardo Padura

La voz es la expresión de su alma. –Leonardo Padura

Pasados los siglos, justicia poética con Eco, la ninfa que se convirtió en voz.

Modelar a los mejores

Las decenas de intervenciones de Mario Alonso Puig, que puedes ver en Internet con solo poner su nombre, son excelentes ejemplos de cómo utilizar la voz para comunicar. Se nota cuando alguien se cree lo que está diciendo, que dice lo que piensa. Su voz expresa las ganas de convencer y de ayudar.

Tono de voz grave y pausado. Las palabras de este médico y humanista, no suenan a impostadas. Hace unas cortas pero demoledoras pausas dramáticas en sus historias. El oyente encuentre el significado en la historia que está contando.

En el proceso de construcción de nuestra Marca Personal. El modelado es fundamental. Este proceso no es otra cosa que aprender de la experiencia de otras personas. Aprender imitando lo que hacen.

Ya que modelamos,

¿Por qué no hacerlo de los mejores, en lugar de pensar que no tenemos lo que ellos tienen?

Elige el espejo en el que mirarte, sin olvidar la historia de la ninfa Eco y el joven Narciso.

 

Foto 3, tomada en la exposición “75 años de la agencia EFE”, en Matadero de Madrid.

Compartir es regalarShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn7Email this to someone
Tengo más de 25 años de experiencia en comunicación. Desde hace 5 años he convertido mi pasión en mi trabajo, el Storytelling. Ayudo a empresarios, emprendedores y profesionales a definir su Identidad descubriendo su historia. Soy Coach de Marca Personal. Me apasiona el jazz y soy un infatigable lector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *