La chica de los ojos color de mi piscina, una novela de coaching

LA CHICA DE LOS OJOS COLOR DE MI PISCINA,  Jorge Salinas. Planeta, 2014.

Los acontecimientos preceden a las emociones y siempre caminan dos pasos por delante de la acción. Jorge Salinas

En Cartas a un joven novelista, Mario Vargas Llosa dice que lo vivido es fuente de todas las ficciones, pero eso no significa que una novela sea necesariamente autobiográfica.

No pretendo plantear aquí una disquisición sobre si La chica de los ojos color de mi piscina de Jorge Salinas es autobiográfica o no, como hacer patente la experiencia y el conocimiento que el autor tiene del universo del coaching. Salinas es uno de los más reputados coaches profesionales españoles, conferenciante y profesor de varios másteres.

En Jaime Solva, el protagonista de esta novela, está todo lo vivido por Jorge Salinas. Si como el autor escribe “coherencia es hacer lo que se espera de mí” (Pág. 168), Solva es coherente con lo que se espera de Salinas coach. Mas allá incluso de que las iniciales JS identifiquen tanto al autor como a su personaje, o de que Solva sea –quizá- un heterónimo de Salinas.

LA TRAMA

Jaime Solva, un perfil muy habitual en el universo coaching, es un antiguo directivo. Un día decidió dar un giro a su vida y formarse como coach” (Pág. 11). Tras iniciar un proceso de coaching a Carlos, directivo de una empresa tecnológica, Solva se verá, inesperadamente, inmerso en una sórdida trama de tráfico de influencias, blanqueo de dinero , que cambiará su vida y la de su familia. Y la de Nadia, una ambiciosa ejecutiva, también cliente del coach.

A esta trama policíaca se solapa otra. Los cuidadosamente descritos procesos de coaching de algunos de los personajes. El hecho de que todos los implicados en la intriga quieran conocer lo que el coach sabe y la historia de amor que se alza por encima de tanta mugre, da pie al autor para plantear de manera recurrente dos aspectos fundamentales del código deontológico del coaching:

  • La absoluta confidencialidad del proceso. Incluso frente a los superiores jerárquicos del directivo que recibe las sesiones, aunque sea la empresa la que paga el proceso.  Incluso frente la policía: “solo le comentaría algo que puede ser interpretado como delito” (Pág. 185).
  • La imposible relación sentimental entre un coach y su cliente.

La chica de los ojos color de mi piscina, tiene un claro afán didáctico. Explica conceptos relacionados con el coaching, a la que vez que reivindicativo. Quiere colocar en el mapa una profesión, el coaching, que aún no tiene estatus de tal y que camina a la búsqueda de su definición.  Jorge Salinas ofrece la suya (Pág.109):

El coaching es un proceso de acompañamiento para que las personas alcancen su sentido del éxito

UNA NOVELA DE COACHING 

Desde mediados de los noventa, la literatura empresarial ha sido prolija en títulos en lo que sus autores ofrecían fábulas,  o inventaban historias, para trasmitir sus mensajes de cambio. No se había escrito, sin embargo, una novela en la que el coaching fuera el protagonista. Y el coach un personaje de carne y hueso, del que conocemos incluso su vida privada. Es aquí donde considero que La chica de los ojos del color de mi piscina conecta con la novela negra europea contemporánea. El novelista nos ofrece al detective en su entorno personal y en el que transcurre la investigación.  Un género que incide en por qué se hizo, y no en cómo o quién lo hizo.

La chica de los ojos color de mi piscina es una novela de emociones. Los personajes experimentan emociones muy poderosas. Son arrollados por pasiones desmedidas -rayanas en la perversidad en algún caso. Y viven los sentimientos en sus expresiones más extremas: amor, ira, rencor, ambición y venganza. La acciones consecuencia de esos sentimientos, sorprenden  a los propios personajes, y al lector.

CONVERSACIONES

El coaching es una conversación entre el coach y su cliente. La chica de los ojos color de mi piscina es también una novela de diálogos. Las muchas horas de experiencia del autor hacen que el diálogo sea el recurso narrativo elegido. Confiere al texto agilidad. Y, como valor añadido para el lector, la reflexión y el aprendizaje. Jorge Salinas, vierte sus opiniones a través del diálogo y apenas a través de descripciones, que son un paréntesis narrativo entre conversaciones. La descripción es el recurso narrativo utilizado para dar a conocer, por ejemplo, el pasado de los personajes. Contribuye también a la agilidad del texto, el hecho de que los capítulos sean cortos. Todos ellos se inician con una máxima.

QUE NO NOS PONGAN DONDE HAYA

En la década de los treinta del siglo pasado, la sociedad norteamericana vivía aún los coletazos de las crisis bursátil del 29. La inversión de valores de una sociedad codiciosa y corrupta, llevó al gansterismo y al empobrecimiento de la clase media norteamericana. En ese contexto, surgió como subgénero literario la novela negra, crónica feroz de aquella sociedad moralmente decadente.

La chica de los ojos color de mi piscina es, en ese sentido una novela negra. Plasma la avaricia que alienta a determinadas esferas de nuestra sociedad, más proclives a la ostentación y al desmedido enriquecimiento, que a la creación de un mundo más humano.

Si a este desmoronamiento moral se añade, en este caso, la proliferación de cárteles centroamericanos, se dibuja un círculo abominable.

Sumemos las serias dudas del autor respecto “de la capacidad de la Justicia española” y la corrupción de algunos miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado.  Se ha completado el círculo, dentro del cuál los ciudadanos quedan atrapados, indefensos, frustrados y moralmente indecisos. El desenlace de esta novela no dejará, moralmente, indiferente a nadie. Mucho más que discutible.

MANERAS DE SALIR

De este círculo, el autor sugiere dos maneras de salir.  Una personal, no caer “en una interpretación pesimista de la existencia”.  Y otra colectiva para cambiar el mundo. Suma de las personales búsquedas de “oportunidades de aprendizaje y satisfacción en cada situación de la vida”. Esto es lo que propicia  que propicia el coaching.

Foto Superior: Álvaro del Rey

Tengo más de 25 años de experiencia en comunicación.
Desde hace 5 años he convertido mi pasión en mi trabajo: el Storytelling. Ayudo a empresarios, emprendedores y profesionales a definir su Identidad descubriendo su historia. Soy Coach de Marca Personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *