Exprime tus neuronas: 12 reglas básicas para ejercitar tu mente

Exprime-tus-neuronas-john-medina

EXPRIME TUS NEURONAS. John Medina,  Gestión 2000, 2011.

El cerebro es algo asombroso. John Medina

Con Exprime tus neuronas, el biólogo molecular John Medina se ha propuesto facilitarnos la labor para  entender el complejo funcionamiento de nuestro cerebro. Escrito en un lenguaje ameno, sencillo y didáctico, este libro pone la ciencia del cerebro al alcance de todos.

Exprime tus neuronas, presenta 12 reglas básicas para ejercitar la mente. Para cada una de ellas ofrece los principios científicos sobre los que se sustentan y ofrece ideas para que las apliquemos en nuestra vida. Muy especialmente en el entorno laboral y el escolar. Por extensión, podría aplicarse igualmente al aprendizaje y la formación.

Exprime tus neuronas no solo da ideas, también rompe otras ya preestablecidas:

No existe la multitarea. La ejecución simultánea de varias tareas, es en un mito. John Medina

Las 12 reglas básicas

1. El ejercicio estimula la capacidad del cerebro.

El ejercicio tiene un doble efecto. Uno, el cerebro reciba más oxígeno y más sangre portadora de glucosa para proporcionar energía. Dos, se estimula la proteína que hace que las neuronas se conecten.

2. El cerebro humano también ha evolucionado.

No disponemos de un solo cerebro, sino tres: El primero fue el reptiliano, luego vino cerebro mamífero donde está la amígdala, la responsable de las emociones, y lo completamos con el córtex, la superficie del cerebro, eléctricamente conectado con el anterior.

3. Cada cerebro cuenta con un “cableado” diferente.

Lo que hacemos y aprendemos en la vida cambia físicamente el aspecto de nuestro cerebro. No hay dos cerebros humanos que almacenen la misma información, de la misma manera, en el mismo lugar. El cerebro renueva su cableado de acuerdo con las experiencias que vivimos.

4. Repetir para recordar.

En el proceso de memorización, el cerebro “trocea” la información. En los primeros segundos del aprendizaje,  lo aprendido es mejor para ser recordado. Cuanto más se detalle, mayor probabilidad de ser recordado. Si reproducimos el ambiente en el cual introdujimos un aprendizaje por primer vez, mejor lo recordaremos.

5. Acordarse de repetir.

Los recuerdos que sobreviven se fortalecen con el tiempo. Sin embargo, nuestro cerebro nos da solo una visión aproximada de la realidad. Mezcla los nuevos acontecimientos con los recuerdos pasados, los almacena juntos, como si fueran uno solo.

6. No prestamos atención a las cosas aburridas.

El foco del cerebro solo puede concentrase en una cosa. Lo que el cerebro hace es una secuencia de conceptos, de uno en uno. Pasados diez minutos, desconectamos. Para atraer de nuevo la atención hay que crear sucesos ricos en emociones, como contar una historia. Despertar las emociones ayuda al cerebro a aprender.

exprime-tus-neuronas-cuenta-historias

7. Dormir bien para pensar bien.

La mejor reivindicación de nuestra siesta. La pérdida de sueño daña la atención, la función ejecutiva de nuestro cerebro, la memoria de trabajo, el humor, las habilidades el razonamiento e incluso la motricidad.

8. Un cerebro estresado no aprende igual.

El peor estrés se caracteriza por el sentimiento de pérdida o ausencia de control, por la sensación de que somos impotentes. El cortisol que se segrega durante un periodo de estrés paraliza nuestra capacidad de aprender y recordar. El estrés emocional presenta graves efectos en toda la sociedad y en la productividad en el trabajo.

9. Estimular más sentidos.

Absorbemos información de un suceso a través de los sentidos, que se traducen en señales eléctricas. Los olores tienen, particularmente, un gran poder para recuperar recuerdos porque se dirige a la amígdala, el gran supervisor de nuestras emociones.

10. La visión triunfa sobre los demás sentidos.

La vista es nuestro sentido dominante, aunque vemos solo lo que el cerebro nos dice que veamos. Aprendemos y recordamos mejor por medio de imágenes, no de palabras escritas o habladas.

11. El cerebro de hombres y mujeres es diferente.

Y lo es estructural y bioquímicamente diferente. La mujeres son genéticamente más complejas. Hombres y mujeres responden de manera diferente al estrés agudo, mientras que las mujeres recuerdan los detalles emocionales, los hombres captan la esencia.

12. Por naturaleza, somos grandes exploradores.

Se trata de la importancia de la curiosidad y la de no perder la capacidad de asombro. Algunas de las partes de nuestro cerebro son tan maleables como las de un bebé, para así poder crear neuronas y aprender toda la vida.

Conocer por qué nos aburrimos en clase, o por qué a las tres de la tarde nos entra sueño. Descubrir la razón por la que un hecho nos impactó más que otro, o por qué tomamos una determinada decisión, son solo algunas de las cuestiones a las, basándose en estudios científicos, trata de dar respuesta John Medina. 

Exprime tus neuronas, un libro del que se puede extraer  un vitaminado zumo.

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La mente también va al gimnasio: Entrena tu cerebro

 

Foto1: Jornadas de Coaching de D´Arte. 2013

Foto 2: Tomada en la exposición del dibujante Paco Roca, en Fundación Telefónica. 2014

Tengo más de 25 años de experiencia en comunicación.
Desde hace 5 años he convertido mi pasión en mi trabajo: el Storytelling. Ayudo a empresarios, emprendedores y profesionales a definir su Identidad descubriendo su historia. Soy Coach de Marca Personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *