La confianza, o descúbrete

confianza

¿Tienes fe en ti ?

¿Te permites poder cometer errores?

¿Cómo te sientes si los cometes?

¿Te sientes líder?

¿Eres líder de ti mismo?

¿Eres creativa?

La confianza, un valor ético

El juicio que tenemos de nosotros mismo es el peor enemigo de la confianza. La confianza está en la base de cualquier relación entre personas, comenzando por la relación más importante: con uno mismo. Sin confianza no pueden hacerse negocios. Los clientes necesitan confianza. Y será la confianza la que nos saque de las crisis, de cualquier crisis, bien sean personales o profesionales, bien esta en la que estamos inmersos como país.

La confianza es un valor ético imprescindible.

Para ser capaces de generar confianza, hemos de confiar primero en nosotros mismos y en nuestras posibilidades. Segundo, hay que pensar en que el otro es igualmente digo de confianza. Y tercero, tener la certeza de que nosotros mismos podemos ser generadores de confianza hacia el otro.

¿Eres capaz de crear entornos de confianza a tu alrededor?

En una organización hay que crear entornos de confianza, alimentarla día a día. En un escenario de confianza se aprenden cosas que no saben que se han aprendido.

Cuanta más confianza construyes, más valor das a los que te rodean.

Gracias por dejar tu comentario y compartir esta nota en tus redes Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El arte de presentar, o qué necesita el público

El arte de presentar es un excelente libro, prácticamente un manual, una guía para realizar una buena exposición. Un libro de fácil manejo y ágil lectura. Y muy visual. Su autor, Gonzalo Álvarez Marañon, ha puesto en él toda su experiencia en este campo —plasmada a diario en un blog de referencia—, del que ha tomado título el libro.

Las presentaciones están cobrando día a día un mayor interés e importancia, razón por la que conviene diferenciarse. Diferenciarse y destacar es, precisamente, lo que busca una buena Marca Personal.

El-arte-de-presentar
El público es el protagonista de una presentación. No el presentador. Puede parecer un planteamiento simple. Pero no lo es. Foto: Pablo Alzaga para Know Square.

 

EL ARTE DE PRESENTAR. Cómo planificar, estructurar, diseñar y exponer presentaciones, Gonzalo Álvarez Marañón, Gestión 2000. 2012

 

En uno de los muchos cursos a los que he asistido, tuve como formadora a una «profesora universitaria, experta en calidad». Así se presentó el primer día ella misma.

Se sentaba en la mesa, encendía el ordenador y proyectaba su Power Point. Cada diapositiva era una maraña de fotos insulsas y de textos, que abarcaban desde el extremo superior izquierdo de la pantalla al extremo opuesto. Sus explicaciones consistían en leer estos textos, literalmente. Por correo electrónico nos enviaba estas mismas presentaciones como apuntes del curso.

¿Cabe mayor despropósito? No recuerdo clases más aburridas en toda mi vida. Ni dinero ni tiempo tan mal invertidos.

El arte de presentar, blanco y negro en un mundo de color

 

Cuando vi  El arte de presentar por primera vezsentí la misma sensación que cuando me senté delante de una pantalla para ver la película The Artist. Estaba ante dos obras desafiantes, diferentes. O sea, dos fenómenos de vaca púrpura, esa que se diferencia de las demás del rebaño, que puso en el mapa del marketing el disruptivo Seth Godin. El arte de presentar se abre, precisamente, con una cita suya:

Un artista es alguien cuyo coraje, intuición, creatividad y valentía desafían el status quo.

SETH GODIN 

The Artist desafió el satus quo en su momento. El libro de Gonzalo Álvarez Marañón también lo hace. En un mundo de color, estas obras están presentadas en blanco y negro. ¡Un libro de presentaciones —ilustrado— en blanco y negro!

El arte de presentar, o qué necesita la audiencia

 

El subtítulo del libro no deja lugar a la duda, Cómo planificar, estructurar, diseñar y exponer presentaciones. O sea, una presentación es la culminación, la consecuencia de las tres acciones contenidas en el subtítulo. Y esta es una diferencia más que apreciable (y digna de agradecer) respecto a los manuales al uso, centrados casi exclusivamente en el hecho mismo de la presentación.

Sin prólogos ni introducciones, Álvarez Marañón va desde el principio directo al grano, movido por dos ideas clave:

    1. Una presentación ha de ser fuente de inspiración
    2. Una presentación ha provocar el cambio en los asistentes.

Para Gonzalo Álvarez, una presentación se construye sobre tres pilares sólidos: contenido, diseño y exposición. La eliminación de cualquiera de estas tres patas, provocará que no se alcancen los objetivos de cualquier presentación:

    1. Conectar con la audiencia. En tres ámbitos, intelectualmente, emocional y ético.
    2. Dirigir y mantener la atención.
    3. Fomentar la comprensión y el recuerdo.

El arte de presentar está enfocado a plantear una presentación centrada en la audiencia. Por esta razón, este libro incide en las dos fases iniciales, la planificación y la estructura, a las que dedica más de la mitad del texto.

No resultan menos interesantes los varios capítulos dedicados a los fundamentos del diseño de diapositivas. Desde el tipo de fuentes a la utilización de fotografías, y cómo han de distribuirse éstas, los textos y los gráficos. Se ofrecen variados ejemplos de presentaciones reales y, al lado, diseños mejorados.

Los capítulos finales de El arte de presentar están dedicados a la culminación de todo el proceso: la exposición. Gonzalo Álvarez propone una sugerente metáfora: la armonía sinfónica entre los mensajes verbales y paraverbales (voz, timbre, pausas, etc.) y el lenguaje corporal.

Fuente de inspiración

 

El arte de presentar es el fruto, por un lado, del estudio de una extensa bibliografía, fundamentalmente de inspiración anglosajona —como no podía ser de otra manera—. Nos sacan varios cuerpos de ventaja. Y por otro, la dilatada experiencia de su autor como formador en este campo.

El arte de presentar es un libro de cabecera. Una fuente de inspiración para quienes nos dedicamos a exponer en público.  Es pródigo en consejos y técnicas para conocer, escuchar y motivar al público. Un libro, en consecuencia, para ti que estás a la búsqueda y definición de tu Marca Personal.

El libro  tiene además un bonus extra. Se completa a diario con las aportaciones que se realizan en el blog de la página homónima.

Me he permitido recomendar este libro a aquella profesora de la que hablé al inicio de esta reseña.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Resonancia: el héroe es el público
Hablar en público, una habilidad social y profesional primordial

SI QUIERES AMPLIAR:

El arte de cautivar, Guy Kawasaki, Gestión 2000, 2011

 

Gracias por dejar tu comentario y compartir esta nota en tus redes Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Resonancia: hacer presentaciones memorables

El 86 % de los ejecutivos encuestados por Nancy Duarte, autora de Resonancia, reconoce que comunicar con claridad tiene un impacto directo en su profesión. Y, en consecuencia, en su sueldo. Sin embargo, solo el 20% de los entrevistados reconoce dedicar más de dos horas a la preparación de su ponencia.

Resonancia es, por eso, un libro imprescindible para aquellos que han de hacer presentaciones con frecuencia: líderes, directivos y profesionales. Y también para quienes estén en fase de construcción o consolidación de su Marca Personal.

Una presentación es la herramienta más eficiente para transformar al público.

—NANCY DUARTE

RESONANCIA (RESONATE). Cómo presentar historias visuales que transformen a tu audiencia, Nancy Duarte. Gestión 2000, 2012. 233 páginas.

 

Este libro es, en primer lugar, una excelente oportunidad de aprendizaje para todos aquellos que se toman en serio una presentación.

Trasladar una idea desde su gestación hasta su adopción es difícil. Es una batalla que puede ganarse a través de una presentación impecable. Sin embargo, hay muchas presentaciones aburridas. La mayoría son un fracaso de comunicación. Y el resto, simplemente, carecen de interés.

Este es el segundo libro de  Nancy Duarte, tras la publicación en 2011 del exitoso Slide:ology. Duarte exponía en él los principios de la exposición visual de una idea. Pero «una transparencia puede ser bellísima, pero su contenido puede ser absurdo»—dice Duarte. Y esta es la razón de ser de Resonancia.

Resonancia: el héroe es el público

 

Los primeros segundos ante el público son vitales. No es necesario nada espectacular. Basta con que la aparición del ponente revele su carácter, las motivaciones, su vulnerabilidad y sus capacidades.

Y ASÍ PODER RESONAR: VIBRAR EN LA MISMA FRECUENCIA

 

Usando técnicas del relato y el cine, Nancy Duarte ofrece en este libro (de original y cuidado diseño) los planteamientos clave para conectar con el público. Este planteamiento supone, en definitiva, un cambio de paradigma para a la hora de encarar una presentación.

El héroe es el público y el presentador es tan sólo un mentor.

NANCY DUARTE

Enfocar la presentación a la audiencia supone conocer al público asistente. Saber cuáles son sus intereses y preocupaciones, y relacionarlos con la idea a exponer. Es claro que no se puede comunicar solo emocionalmente. Entre el público puede haber personas muy analíticas. Hay que encontrar, por tanto, el equilibrio entre lo lógico y lo emocional

Este es un riesgo que hay que correr. Sin olvidar la cabeza, hay que bajar hacia el corazón, las entrañas y la entrepierna.

NANCY DUARTE

Cambio de canon en una presentación. El sparkline

 

Un libro que propugna que el ponente apele a las emociones de su audiencia, no podía ser ajeno a remover las emociones del lector. Además de relatarnos vivencias y conmovedoras anécdotas personales, Nancy Duarte, confiesa haberse emocionado la mañana de un sábado en la que descubrió que las presentaciones de grandes comunicadores se ajustaban a un determinado patrón.

Este patrón enunciado por Duarte, supone una variación del esquema enunciado por Gustav Freytag hace 150 años: una pirámide. En la base estaría el planteamiento, subiría hasta el alcanzar el vértice y bajar por el lado contrario hasta llegar al desenlace.

Duarte ha llamado a este nuevo este patrón, el sparkline.

Sparkline de Nancy Duarte. Pulsando en la imagen, vas al post publicado en el blog de Nancy Duarte (www.duarte.com) por Lisa Solomon.

Cada acción creciente o decreciente es denominada brecha. Son momentos de tensión dramática que llevan al espectador «desde lo que es»  a «lo que podría ser», lo que saca al público de su complacencia. El presentador ha de conducir a su público en este viaje. Llevar al oyente desde cómo son las cosas a mo deberían ser.

La gran idea: breve y simple

 

La gran idea es el mensaje clave que se quiere comunicar. Aquello que hará que el público cambie su rumbo. Esta gran idea consta, según Nancy Duarte, inspirada presentadora y hábil comunicadora, de tres componentes.

    • El particular punto de vista del ponente
    • Ofrecer un motivo convincente
    • Ha de ser una frase entera. El valor de esta idea no viene dado por su valor en sí, sino por lo bien que se sepa comunicar. Nada mejor que la brevedad para expresarla y la simplicidad para llevarla a la pantalla.

Una idea por transparencia, transformando las palabras en imágenes. El abuso de las transparencias disminuye la capacidad de conexión humana, así como la lectura de lo escrito en la pantalla. La manera en que se lleve a la pantalla esa gran idea, la manera en que se estructure la información, marca la diferencia entre presentar algo que nunca se olvide o sea una presentación más.

LA PROPIA NANCY DUARTE PREDICA CON EL EJEMPLO

Los capítulos de Resonancia son muy cortos. Con el texto justo en beneficio de las imágenes. Cada capítulo contiene, al menos, un caso de estudio. Se analizan así las presentaciones Steve Jobs, Benjamin Zander o  Markus Covert; o los discursos de Martín Luther King o Ronald Reagan, entre otros.

Narrativa frente a información: transformar datos en narración

 

El público no necesita sintonizar con el ponente. Al contrario, es el ponente quien tiene que sintonizar su mensaje con ellos. Una presentación bien hecha requiere, en primer lugar, entender las emociones del auditorio y crear un mensaje que resuene. El público entonces se conmoverá al recibir el mensaje que sintonice con sus necesidades y deseos. Esta resonancia provoca cambio.


Las grandes presentaciones se alejan de los informes y se acercan a las historias.

NANCY DUARTE


El clásico esquema Planteamiento, Nudo y Desenlace es convertido por Duarte en:

    • Inicio (cuándo, quién/qué y dónde)
    • Desarrollo (contexto, conflicto, resolución / propuesta y complicación)
    • Final (solución real y mensaje moral o esencial, el PMI, el Punto Más Importante).

El final de una narrativa bien hecha es lo primero que el público recuerda.

NANCY DUARTE

 

Pulsando en la imagen puedes ir al post de Catrinel Bartolomeu, donde explica este sparkline.

 

SOLO LA NARRATIVA TRANSFORMA LA INFORMACIÓN EN SIGNIFICADO

La tecnología facilita maneras cada vez más sofisticadas de comunicarnos, lo que está provocando un exceso de información. Desde el comienzo de los siglos, las historias tienen siempre algo de sagrado. Solo la narrativa transforma la información en significado. Si una organización quiere controlar su propio destino, los directivos de cualquier nivel han de ser capaces de crear resonancias, creando historias.

Sólo hay una manera de comunicarse realmente humana: una persona frente a otra, o frente a muchas.

NANCY DUARTE

EL RESULTADO ES ESTE LIBRO

Resonancia es «a la vez una explicación, un manual de instrucciones y una justificación empresarial de los mensajes basados en la narrativa». Las historias refuerzan las presentaciones añadiéndoles significado, creando trascendencia y estimulando los sentidos.

 


ES TU TURNO

¿En cuántas presentaciones has bostezado? ¿En cuántas el presentador dedica un tiempo excesivo hablando de sí mismo, pavoneándose? ¿A cuántas presentaciones has asistido y las has comenzado con mucha atención, y a la mitad ya estás deseando que acabe? ¿En cuántas diapositivas el texto estaba abigarrado y las imágenes eran pequeñas?

Finalmente, ¿qué ganarías o perderías si miraras con otros ojos tu próxima presentación?

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El arte de presentar, o qué necesita el público
Hablar en público una habilidad social y profesional primordial

SI QUIERES AMPLIAR:

El arte de cautivar, Guy Kawasaki, Gestion 2000, 2011

Gracias por dejar tu comentario y compartir esta nota en tus redes Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Ir al contenido