Las 7 haches para que tus historias dejen huella

¿Cómo puedes conseguir llegar a quien te escucha y dejar tu huella?

¿Qué puedes hacer para captar la atención de tu audiencia diferenciándote de los demás? ¿Cómo puedes hacer que tu mensaje sea memorable?

¿Cómo puedes explicar a un cliente quien eres y lo que haces, elevándote por encima de tu competencia?

Si quieres impactar, si quieres captar la atención, si algo complicado quieres explicarlo con sencillez… ¡Cuenta una historia!

El primer paso

En primer lugar, tienes que quitarte de la cabeza una idea:

No sé  contar historias

Además, si te paras un momento, te darás cuenta de que estás todo el día dialogando contigo. Todo el día contándote historias. Una veces eres el protagonista, otras la víctima. Eres capaz, sin embargo, de contar las historias de otros. De tu pareja, de tus amigos, de tu compañeras de trabajo.

¿Sigues pensando que no eres un capaz de contar historias?

En una nota anterior, definí el Storytelling como el arte de historiar: componer, contar o escribir historias. Exponer las vicisitudes de alguien o algo. Contar la historia [evolución o sucesión de los acontecimientos pasados] de algo.

Y una historia, ¿qué es?

Concibo una historia como el relato corto de una transformación con unidad en sí mismo, que responde al esquema: principio, medio y final. Es un esquema tan clásico que ya lo definió Aristóteles en su Retórica. En el colegio nos lo explicarían como planteamiento, nudo y desenlace.

Una transformación, sí. Porque el mundo del protagonista  ya no será el mismo desde entonces. La transformación viene tras la resolución de un conflicto. Y sin conflicto no hay historia. El conflicto es, en consecuencia, el momento en el que el protagonista ha de tomar una decisión.

Convertir una historia en inolvidable

Las historias son puentes entre corazones. Porque hay cosas que solo pueden ser entendidas desde el corazón. Lo realmente interesante de una historia bien construida y bien contada, es que cuando quien la ha escuchado quiera compartir el mensaje que tú le has trasmitido con tu relato, tendrá que contar a su vez esa historia.

El storytelling es comunicación emocional. No se trata, sin embargo, de emocionar por emocionar. Se trata de trasmitir tus emociones para que la otra persona las sienta en la manera en que su concepción del mundo se las haga brotar.

Relatar una historia para captar la atención de un cliente, de la persona que quieres conquistar o de la audiencia a la que te diriges en una ponencia. Estos son los elementos que ha de contener para hacerla inolvidable:

Historia =

Los Hechos + El Héroe + El Hábitat +

+ Un Hito +

Humildad + con Humor + Honestidad ≠ 7 H =

= Huellan

 

Las 7 haches que dejan huella

Esta suma es, en consecuencia, como un guiso. Y dependiendo de lo que pongas de cada una e las haches; o sea, de cada ingrediente, así será la huella que dejes en quien te está escuchando.

Como resultado, y cómo diríamos en clase de matemáticas, “n” ha de tender a infinito.

1. Los Hechos son la narración de lo que pasó.

2. El Héroe es el protagonista de la historia.

3. El Habitat

Es el entorno. El contexto. Es como pintar un cuadro. La escena donde ocurren los hechos. El lugar. Es el momento de colocar los detalles. Los detalles dan credibilidad a la historia. Olores, sabores, sonidos. Evocan emociones. Usa un lenguaje emocional para llegar a tu audiencia. Esta parte es especialmente relevante, porque es la que va a situar al oyente. No olvides que pensamos en imágenes.

4. El Hito es el momento del conflicto.

Una de las acepciones que el DRAE da para la palabra “hito”, es “persona, cosa o hecho clave y fundamental dentro de un ámbito o contexto”. Es esta línea línea donde planteo esta cuarta hache: un punto de giro.

Sin un conflicto no hay historia. El conflicto es el momento en el que el personaje se enfrenta a un dilema y tiene que decidir. El Hito es el momento en el que todo cambió. El protagonista ya no será desde entonces la misma persona.

5. Hay que tener Humildad tanto para contar un éxito como para reconocer un fracaso.

Las historias de fracasos son muchas veces más aleccionadoras que las que cuentan los éxitos obtenidos.

6. El Humor es un arma infalible para llegar a audiencia.

El humor hace que las historias sean virales y vayan de boca a oreja. El humor no es contar un chiste. Contar con humor la historia de un fracaso rebaja la tensión y la hace más fácilmente asimilable. Pero hemos de estar seguros de que ese humor va a funcionar. Porque no todos los públicos aceptan las mismas cosas. El Humor es una cosa y ser histriónico otra bien diferente. Aunque también comience por hache.

7. la Honestidad ha de presidir cada una de las historias que contemos.

Si la audiencia detecta que la historia es inventada y se cuenta como real, perdemos lo fundamental: la confianza. En consecuencia,  se habrá roto el vínculo.

Reglas mnemotécnicas

Habrá quien piense que estas “h” están un poco rebuscadas. Quizás. Pero creo que el uso de reglas mnemotécnicas es muy importante para recordar las cosas. Son una indudable ayuda para la memoria.

Tony Buzán, el creador de los Mapas Mentales decía que, en su época de estudiante, le costaba recordar. Por eso estudió el arte griego de la oratoria.

Me quedé fascinado por sus técnicas para potenciar la memoria y recordar miles de acontecimientos y palabras. El sistema nemotécnico de los griegos se basaba en desarrollar Imaginación y Asociación. Tony Buzán

Este, y no otro, es él ánimo que me ha movido a escribir esta nota.

 

 

Tengo más de 25 años de experiencia en comunicación.
Desde hace 5 años he convertido mi pasión en mi trabajo: el Storytelling. Ayudo a empresarios, emprendedores y profesionales a definir su Identidad descubriendo su historia. Soy Coach de Marca Personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *