Yo también puedo emprender, aunque no sea Steve Jobs

yo-tambien-puedo-emprender

YO TAMBIÉN PUEDO EMPRENDER. Pablo Claver. LID Editorial Empresarial, 2013.

En este libro encontrarás un manual ordenado con todos los temas que has de tener en cuenta a la hora de abordar tu proyecto o mejorarlos, contado a las claras. Pablo Claver

Emprender se ha convertido (casi) en una necesidad. Emprender se fomenta incluso desde instituciones y empresas. Libros sobre emprendimiento hay muchos. Pero no hay muchos que estén escritos por personas que son emprendedores. Este aspecto es el que hace a Yo también puedo emprender un libro creíble, escrito en primera persona. Su autor, Pablo Clavero, ya vendía cromos en el rastro y bocadillos en el circuito del Jarama, con solo 9 años. En 2005 recibió el Premio Astor al mejor emprendedor. En estos momentos está expandiendo sus negocios por Sudamérica.

Se considera “un emprendedor de mucho éxito porque ha conseguido la felicidad”, como él mismo dice en la introducción del libro. Hace entender que un despido no es el fin del mundo y que la edad no es problema para conseguir el sueño que deseas. Y eso es lo que este libro cuenta: cómo se consigue un sueño. Lo cuenta de una manera sencilla, sin tapujos ni frases rimbombantes. Un libro escrito con las tripas.

UN HÉROE COTIDIANO

A veces nos sentimos abrumados por los grandes emprendedores o los grandes triunfadores. Los tenemos en la cabeza cuando queremos emprender, pero, a la vez, nos asusta lo inalcanzable de sus empresas. Por eso resulta instructivo leer este libro, porque está escrito por un héroe cotidiano, alguien como tú que estás leyendo estas líneas, o como yo que las escribo para ti. Puede que algunas de las cosas que te sugiere este libro, ya las hayas escuchado cientos de veces. La diferencia está en que te las cuenta quien las ha vivido en sus propias carnes. Otras, quizás no las hayas escuchado nunca.

Como coaches sabemos de los miedos con los que vienen a vernos nuestros clientes. Este libro nos ayuda a entenderlos mejor. Pero a la vez, puede ayudarnos a nosotros a perder el miedo a emprender. Este es un libro desmitificador y que rompe barreras. Cuando has llegado a la última página, sientes que puedes hacerlo, que eres capaz.

ARTICULOS RELACIONADOS

La disciplina de emprender
Emprendedoras, un reto personal
El emprendedor camuflado
El ADN del emprendedor

Compartir es regalarShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Hablar en público, una habilidad social y profesional primordial

HABLAR EN PÚBLICO PARA DUMMIES. José María Palomares. Planeta, 2013.

No dominar la comunicación en público puede acarrear desde la pérdida de oportunidades laborales hasta la incapacidad para ser eficaz a la hora de vender un producto. José Mª Palomares

Un directivo de una multinacional española de telefonía, residente en Australia, contaba en un congreso de Madrid Excelente, que sus hijas– dos gemelas de dos años de edad– asistían a una guardería en Sidney.  Cada mañana, la profesora pedía a cada uno de sus alumnos que contará al resto de sus compañeros qué habían desayunado esa mañana. El directivo mostró el convencimiento de que sus hijas nunca tendrían miedo a expresarse en público y que, además, sabrían hacerlo, porque lo había aprendido desde muy pequeñas.

De aquella historia, extraje dos ideas: una, que el miedo a hablar en público se entrena y dos, que a contar una idea en público también se entrena. El miedo a hablar en público no es el motivo de esta nota, sí lo es el de cómo expresarla.

Una idea puede ser genial, pero si no sabemos cómo comunicarla y como gestionarla, no vale nada.

Los españoles competimos en peores condiciones que las personas de otros países, muy especialmente con respecto al mundo anglosajón. Afortunadamente, el sistema educativo español está subsanado esta carencia. Incluso en los colegios bilingües, nuestros pequeños presentan en inglés ante sus compañeros. Ya es solo un mal sueño aquellos tiempos en los que te sacaban a la pizarra solo para que mostraras a todos lo que no sabías.

Para ayudarte subsanar (o mejorar esta carencia), Hablar en público para Dummies, es una herramienta pensada para que el proceso de comunicación en público sea más eficaz.

COMUNICAR CON CLARIDAD Y EFICACIA

No te dejes llevar por el título. El concepto Dummies está asociado a guías sencillas o que contienen contenidos muy básicos. Tendemos a pensar que hay cosas obvias o sencillas, pero es precisamente por eso por lo que frecuentemente las olvidamos.

Este libro nos las recuerda. Es sencillo, sí; contiene consejos básicos, sí; pero está escrito con hondura.  Los conceptos están muy claramente explicados y se centra en lograr que seamos efectivos. Cada consejo es como un dardo directo a la diana. Y lo mejor es que da a lector la posibilidad para que explore y modele, para que cree su propio estilo de comunicación en función del público al que se dirige o del contenido de la charla, ofreciéndole en quien mirarse, o las fuentes donde inspirarse.

El libro está organizado en cuatro partes. El autor recomienda la lectura lineal del texto.

  1. Los fundamentos de la comunicación. Lenguaje verbal y no verbal, la voz y el entorno en el que tiene lugar la comunicación.
  2. Cómo estructurar una charla, gestionar un coloquio o cómo preparar el turno de preguntas.
  3. Formatos singulares para comunicarse en público y como sacar partido al mundo 2.0.
  4. Fuentes de inspiración para ayudarte a modelar, a aprender de los demás.

Hablar en público para Dummies (aquí tienes el primer capítulo) contiene la doble experiencia de su autor, José María Palomares, como profesor de Comunicación Corporativa y Relaciones Públicas en el Instituto de Empresas e ICADE, y formador de directivos, y como gerente de Comunicación y Marketing en Telefónica. Y tiene, además, una gran experiencia como conferenciante y formador de presentaciones en público.

Si entiendes que comunicación en público es parte de tu trabajo, este libro es para ti. Va a ayudarte a canalizar lo que, como profesional, llevas dentro. Bébelo a sorbos. Y que lo disfrutes.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El héroe es el público
El arte de presentar

Compartir es regalarShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

El líder interior, el liderazgo del siglo XXI

Santiago Álvarez de Mon ha recibido el premio a la Trayectoria Divulgativa Ejemplar 2014, que concede anualmente Know Square, plataforma en la que participan casi seis mil directivos intercambiando conocimiento.

Conocerlo personalmente, me ha llevado a profundizar en su obra y en su pensamiento. Me he nutrido para ello de sus libros, sus entrevistas en la Red, sus artículos en el diario Expansión y sus libros.

“Solo escribo cuando necesito decir algo. Cuando algo me corroe por dentro. Escribir es dialogar contigo mismo”

EL PERFIL DEL LÍDER

El ideario de Santiago Álvarez de Mon  se resume en una sola palabra: liderazgo.  El perfil del líder ha ido cambiando con el tiempo. Las cualidades que hoy damos a quienes consideramos líderes no son las mismas que hace unos años.  Santiago Álvarez de Mon es un pensador de referencia en cuestiones de liderazgo. 

“Frente al líder salvador, prefiero la aventura personal alejada del dogmatismo, de la tibieza o la indiferencia: el líder interior”

Esta idea de liderazgo vertebra su semanal columna en Expansión, sus clases para aspirantes a directivos, las conferencias que imparte por medio mundo, y la decena de libros de los que Álvarez de Mon es autor.

Define este pensador el concepto de liderazgo de una manera sistémica y lo construye sobre una doble paradoja.

  1. Su liderazgo es sistémico porque parte del individuo (nuestro primer sistema). Pasa por otros sistemas de los que formamos parte: la familia y las organizaciones.  Y, más allá de éstas, la cooperación más trascendente.
  2. La doble paradoja nace de la definición de liderazgo formulada por uno de los más reputados e influyentes pensadores españoles en el área del management, pero que considera al líder de manera diferente a como lo entiende la mayoría. La paradoja es un ámbito en el que a Álvarez de Mon le gusta moverse.

EL LIDERAZGO SISTÉMICO. EL INDIVIDUO

El hombre, el individuo, en el centro de todo. El primer sistema. Cualquier hombre juega dos partidos, el interior y el exterior. El partido importante es el que se juega dentro, con la fortaleza mental y la conversación interior con uno mismo:

El mejor golpe de Rafa Nadal es su cabeza y la gestión de sus errores

Cuando aprendemos a perder, es cuando descubrimos nuestra verdadera identidad. El liderazgo es también el de un médico, el de un maestro, el de un ama de casa. El liderazgo está también en esa personas que no salen en los periódicos. La importancia de perder en el aprendizaje humano, pero perder no es fracasar.

Esta es la tesis que este coach y asesor mantiene en Aprendiendo a perder. Las dos caras de la vida (Plataforma Editorial, 2012). Y la mejor manera de manejar el error es el humor, así se evita caer en la desesperanza, el que evita que te deprimas.

“El humor es la tribuna desde la que puedes gobernar tu vida”

LIDERAZGO SISTÉMICO. LA FAMILIA

La familia es el segundo sistema al que pertenecemos. Una hija suya le manifestó un día su inquietud después de una entrevista de trabajo. Su padre, en el ejercicio de su oficio, la tranquilizó diciéndole: 

“Tu éxito no pueden definirlo otros.Si lo definimos nosotros, ganamos siempre”

Cuando a Santiago Álvarez de Mon le solicitó un periodista que se definiera, dijo:

” Soy el marido de Cristina y padre de 5 hijos. La familia es el proyecto más importante de mi vida. Ser padre es el oficio más increíble.”

Y desde este proyecto proclama que la vocación última del líder es desaparecer.

Yo soy ahora el líder de mi hijo Gonzalo pero no me gustaría serlo dentro de 20 años.. El oficio modesto  de ser líder es temporal”.

LIDERAZGO SISTÉMICO. LAS ORGANIZACIONES

La pertenencia a una organización es otro estadio de nuestro sistema vital. Para Santiago Álvarez de Mon, dirigir es– nuevamente –una paradoja:

“El mundo va por unos niveles de competencia externa que requieren de la cooperación interna. Hay que trabajar en equipo, y es difícil trabajar en equipo cuando estás acostumbrado y centrado en el winner y el looser”.

Le cuesta creer que se puede ser feliz sin ser humilde. Considera la humildad como un valor fundamental para manejar bien el error y el éxito. Una persona humilde no se compara con nadie, sino que quiere aprender de alguien.

“Estas personas cuando se han equivocado alzan el vuelo y siguen caminando. El liderazgo tiene que ver con gente que se rodea de gente competente, influye en sus colaboradores pero también sabe estar en soledad”

El liderazgo que propone Álvarez de Mon parte del “yo” interior, pero trasciende más allá. Está inserto en el sentimiento de cooperación. Es por eso solidario y social.

“Cada uno en su parcela de responsabilidad tiene que guiar su equipo humano: esto es un fenómeno colectivo en cuanto que solidario y grupal. Tu ego sufre, pero la sociedad gana y tu “yo’ más profundo también, porque en ese anonimato, curiosamente, se crece”.

Rechaza los egos narcisistas. Su libro No soy Superman (Prentice- Hall, 2007) es un alegato contra el prototipo de directivo superman que vende humo. Por el contrario, en El Mito del líder (Pearson Educación, 2001),  explicita  que los líderes han de asentar sus actuaciones en valores y satisfacer  las aspiraciones de las personas de tener una vida más plena.

LA EDUCACIÓN HA DE SER EL CENTRO

La educación es la única salida. La educación con mayúsculas. A sus alumnos les recomienda que escuchen todas las voces pero, sobre todo, que

Se aseguren de escuchar su voz interior

Si los asistentes a una de estas charlas son emprendedores, les recomienda:

Escuchad vuestras tripas. Si falla el motor interior no hay nada que hacer.”

Si los que le escuchan son líderes, les encomienda una única misión:

Ser vivero de nuevos líderes”

La mejor manera de aprender es enseñar. La humildad del maestro, que exige al alumno y le ofrece cercanía. La formación y la educación, acompañadas de la dimensión moral y valores, el carácter junto con el talento, y la experiencia de vida, conforman al líder del siglo XXI. Álvarez de Mon lo describe en Desde la adversidad. Liderazgo, cuestión de carácter (Pearson Educación, 2003). Recuerdo haber leído este libro, el primero que leí de Santiago Álvarez de Mon, hace ya unos  años. No creo que aquel encuentro fuera casual, pues andaba yo tratando de digerir una adversidad laboral que me había sorprendido, como solo lo hacen los ladrones en la madrugada: a traición y aprovechando la oscuridad. Ese libro me iluminó.

LAS PERSONAS

La gente a la que más admira Santiago Álvarez de Mon es la que habla de personas y las que más le aburren son las que hablan de sistemas. El equipo es para “gente extraordinaria y generosa, que está al servicio de los demás”. Sí, lo has leído bien. Lo normal es pensar exactamente lo contrario.

“La dirección de personas no es solo ciencia. El éxito está en articular una mente que piense y sienta, donde pensamientos y emociones, razón, lógica, sentimientos y pasión caminen juntos.”

Corazón y razón, en ese orden, es lo que debería protagonizar el oficio de dirigir y la aventura de vivir, como argumenta en La lógica del corazón (Deusto, S.A. Ediciones, 2005).

El discurso de Santiago Álvarez de Mon se agiganta en estos particulares momentos de incertidumbre que atravesamos:

“Nos aferramos a la seguridad. El problema es que el hombre no sabe nadar en la ambigüedad y en la incertidumbre, su hábitat natural.”

Las palabras favoritas de Santiago Álvarez de Mon son perdón y gracias”.

 

Compartir es regalarShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone